SEIS

Mon Laferte

Vie 23 abril, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Mon Laferte Pablo Rebolledo Bañados SEIS

Poner en bandeja lo logrado por Mon Laferte con su música es hablar horas de logros, colaboraciones y extensas giras donde ha sido un éxito. Demostrando su versatilidad musical, la cantante chilena ya radicada firmemente en México ha siempre tenido una pisca de irreverencia y actitud para decir las cosas y plantear temas como el amor de una manera muy especial. Si bien en “Norma” (2018) logró exprimir cada detalle de los instrumentos y experimentar con géneros musicales como el trap y la cumbia, pues veíamos que era un jardín donde ella y sus músicos/as grabaron una fiesta con sus altas y bajas. Ahora, bajo 1 año en pandemia, y con una versión más controlada vocalmente – pero no menos sentimental-  Mon ahora viene a darle un abrazo cálido y cariñoso al país que la recibió con “SEIS”, donde la música mejicana se respira y se exhala con boleros y canciones románticas de la que es difícil desapegarse.

Esa guitarra acústica suena con mucha delicadeza y se puede abrazar instantáneamente al comienzo de “Se Me Va a Quemar el Corazón”, donde la voz de Mon eriza los pelos en una vibra que logra canalizar este desahogo sentimental con mayor precisión y elocuencia. Y al son de un bolero que abraza el vocabulario y el gesto de cantores de esa raíz musical que siempre centra su foco de atención en la interpretación. Es imposible no sentirse regaloneado/a al escuchar algo con tanta sencillez y una letra que ya tiene empoderado su lenguaje, como también sus consecuencias amorosas. Es el adiós a ese amor tan dañino que simplemente se largó, y ya no puede dar más acá.

Ahora con acordeones que simulan un paseo entre las calles más emblemáticas de ese país, con juego de cuerdas que van pintando con arreglos engrandecen esta fantasía reprimida de la interprete, que simplemente busca claridad y afectividad de sus sentimientos. “Amigos Simplemente” es desgarradora y se empapa de esta rabia que conlleva el no tener una comunicación efectiva en una relación, tomando localidades emblemáticas del amor. El enamoramiento y el manejo de los altos logran que estas canciones tengan una intención más especial y versátil, donde con mayor movilidad “No Lo Vi Venir” se percibe un poco más entusiasta entre sus acordes y arpegios que son ejecutados magistralmente con decisión y actitud, mientras Laferte simplemente surfea y suelta todos esos nudos con su característico timbre y vibrato.

“Amado Mío” se convierte en algo más introspectivo y misterioso en su manifestación, con una letra mucho más interpretativa con metáforas y referencias que extienden con mayor esfuerzo los tonos bajos y sostenidos de la cantante. Esta va subiendo la tensión con sus punteos, y con los acordes de acompañamiento que crean una sonoridad que se puede visualizar, convirtiendo los violines en acompañantes inesperados en este momento de soledad y reflexión. Este tema en especifico es muy especial dentro de este tracklist, se vuelve hipnotizante y hasta cinematográfica en su experiencia.

“Canción Feliz” logra crear un contraste entre su título y la vibra que claramente expresa tristeza más que una alegría. Acá la sensualidad y el lamento comienzan a convertirse en versos con mensajes menos claros, comparadas a las primeras canciones, donde el desahogo era notorio, ahora nos adentramos de lleno en un espacio mucho más complejo líricamente. Como una narrativa que busca darle una coherencia a estos escritos, esta va comenzando a retratar de a poco las noches eternas de insomnio y soledad en sus sonidos serenos pero potentes. “La Mujer” con Gloria Trevi se vuelve como esa entrada triunfal hacia ese lado aferrado a la soltura y la gran seguridad, esto ahora con una letra que demuestra el empoderamiento, pero también graficando los problemas y dificultades que las mujeres viven día a día bajo este sistema patriarcal. En esas frases convierten la frustración y el cansancio, en una manera choriza de dar cara y romper con esas las actitudes machistas con ferocidad y garra. “Calaveras” entra de manera más coqueta y oscura, un titulo así debería demostrar que hay algo de magia negra o espíritus del más allá que van interceptando en este relato, donde el dolor y las mentiras se convierten en una condena donde las figuras literarias se vuelven cada vez en algo más atrevido y progresando con mayor salsa en su estructura.

“Aunque Te Mueras por Volver” mete una guitarra eléctrica que transmite tensión y de alguna manera, permite ser un guiño con canciones donde ese sonido Portishead podría estar presente. Con arreglos de orquesta sublimes, Mon logra soltar con mayor grandilocuencia su voz, en donde la narrativa logra de a poco mostrarnos este avistamiento del cierre que nos va rematando y recordando esto como un borrón y cuenta nueva. Debe ser de los mejores temas de este álbum, por su calidad y posición dentro del tracklist.

Como si de una fiesta o melodía mucho más sabrosa se tratase, “La Democracia” toma esta vibra latina del cual es imposible escapar con sus sensaciones, incluso este abraza totalmente la postura político social de la cantante, que durante el Estallido Social en Chile ha estado manifestándose e informando al mundo al respecto de las violaciones de los DD.HH en el país. Este tema tiene actitud y debate sobre estos tiempos que tienen el cartel de democracia, pero que en la interna es simplemente una realidad hostil, esto tomando la enorme influencia de México con los movimientos estudiantiles, que siempre han estado presentes en momentos sensibles y potentes de ese lado de Latinoamérica.

Ya con “Esta Morra No se Vende”, volvemos a estos mensajes empoderadores con instrumental mucho más alegre y disfrutable en su alcance sonoro. Donde finalmente volvemos a esta etapa tan conocida de Mon, donde las rancheras se toman el espectro con “Que se Sepa Nuestro Amor” donde la inminente presencia de Alejandro Fernández le da todo el toque clásico. Y “Te Vi” es una panorámica donde la empatía del dolor post quiebre amoroso nos logra adentrar al final de este trabajo donde “Se Va la Vida” y “Se Me Va el Corazón” con versión de banda terminan este nuevo capitulo con sus distintas emociones.

La primera corrida tiene algo más llamativo que es ese sonido mucho más introspectivo y con letras más dejadas a la libre interpretación, donde el control vocal de Mon toma otro timbre y logra darnos otra porción y faceta de lo que su garganta puede lograr con sonidos más reflexivo, esto con el código de su ya amado México, que logran establecer la localidad de sus canciones.  Desde el track Calaveras tenemos más experimentación de parte de recursos y detalles más sofisticados, ya que el resto de rancheras pueden ser gusto de un público especifico más que nada.

SEIS es una gran demostración de como puedes condensar el sello de una artista, en este caso letras sentidas que se agrandan con la interpretación vocal, pero también tomando pinceladas de cada rasgo que ha hecho tu carrera algo respetable y atractivo. Como esos indicios de repente en su misma portada, donde la imagen de Mon Laferte se ve más agrandada de la cabeza y abrazando un toro, es como si cada una de sus características musicales estuviese presente, y en este disco logran crear ese tipo de recopilación y estilos con una producción bella que logra captar a la cantante en sus etapas más indelebles, como también en las más poderosas.

Por  Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Amöniacö present...

Diez años han pasado desde el lanzamiento oficial en 2011 del primer disco de l...

Leer más

This is Pop

Un título interesante de Netflix...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más