Song Machine, Season One: Strange Timez

Gorillaz

Mié 25 noviembre, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Gorillaz Pablo Rebolledo Bañados Song Machine

Este año nos ha entregado producciones con un toque mucho más especial, puede deberse a que dentro de esta pandemia causada por el Covid 19 estemos ante una época con muchas ideas con las cuales crear. Dicen que en tiempo de crisis todo explota y nace algo revolucionario, o más bien todo se comienza a mezclar, dando espacio a que lo imposible ocurra igualmente, sea cual sea la situación, Damon Albarn ha tomado pieles camaleónicas en los últimos 5 años con Gorillaz siendo más una máquina esclava de sus tiempos, abrazando los conceptos de acuerdo a su vibración y sus alrededores.

 “Humanz” descolocó con su visión distópica y propuesta ácida con colaboraciones venideras del trap y el rap actual, sucedido de un paso mucho más acertado con “The Now Now”, comenzando un nuevo capítulo en el canon de sus personajes, y también creando melodías mucho más coherentes y disfrutables.

El proyecto animado más popular de estos tiempos vuelve a esa sabrosura y diversión con la cual nos acostumbró en sus primeros discos, como también sus emociones más sinceras con colaboraciones que hasta la fecha son las más sólidas en su carrera. Su primer corte es enteramente dedicado a los melómanos, con la presencia icónica de la voz oscura de Robert Smith  en “Strange Timez”, sello innato que logra darle peso inmediato a su aura bailable, esto ad portas de que material nuevo de The Cure sea publicado. Pero toda la influencia británica no queda ahí, tener los bajos del indispensable Peter Hook en “Aries”, y el dueto estelar con Elton John en “The Pink Phantom” habla de lo transcendental que este proyecto musical se ha tornado cuando de ideas se trata.

Pero de esas colaboraciones legendarias, también tenemos a representantes de variados estilos musicales y distintas épocas, como en el caso de Beck en el segundo track, “The Valley of the Pagans”, que se siente mucho más aferrado al sonido experimental que el artista canadiense ha trabajado en sus últimos trabajos de estudio. La creatividad flota mucho en “Chalk Tablet Towers” en donde la innovadora guitarrista St. Vincent llega a poner su voz y sello junto a Albarn en esta pasada mucho más chill.

Avanzando con el disco, te das cuenta que Albarn quiso revivir un poco de todas las etapas de Gorillaz con guiños a su sonido, aplicando ideas antes escuchadas con mayor prolijidad y también aprovechando a cada colaborador/a en su variado universo musical. Por ejemplo, lo de “Pac-Man” con Schoolboy Q recuerda mucho a la propuesta de “Demon Dayz” (2005), con un quiebre de rap con fuerza y con mayor espacio para el fraseo. El trap ha estado invadiendo el ADN de este proyecto desde hace un tiempo, y es que “Friday The 13th” abraza totalmente el género con sensaciones más oníricas de base y uso de auto tune con fraseo suelto. También logra escaparse en un espacio emocional y sensaciones con sintetizadores volátiles al final.

La emotividad del soul y el R&B se percibe mucho más fuerte en “Dead Butterflies” coqueteando con un pop más moderno y sensual. El agregado especial acá es la participación de Roxani Arias, que al parecer es una cantante con un tono muy ligado a este estilo y que canta en español, una de esas jugadas para mostrar un nombre desconocido dentro de sus canciones. El indie lo fi empieza a tener también su espacio en “Momentary Bliss”, tal vez de los temas más energéticos del disco, con ritmos más tribales y con una guitarra marcando rítmica con rapeos con más presencia del flow.

“Opium” es la canción más larga de este trabajo, donde el trance y el trip hop encuentran su propio universo en donde desenvolverse con mayor enfoque en las percusiones y en el agregado de elementos mientras avanza. Comenzamos a sentir los aires tribales con “Simplicity” y terminamos con temas más oscuros como “With Love to an Ex”, que recuerda a experimentos sacados de la discografía de Massive Attack. Algo mucho más tierno y divertido se logra con “MLS”, mientras que el cierre con “How Far?” abraza el rap más vieja escuela en su esencia.

“Strange Timez” es una gran condensación de los sonidos que Gorillaz ha sabido crear y surcar durante esta carrera que ha abrazado la creatividad como algo fundamental al momento de proponer historias, personajes, sonidos y narrativas. Es un repaso de sus sonidos más sinceros, como también la vuelta a los más bailables y con canciones con mayor transcendencia en su ejecución. Lo despistado de “Humanz” (2017) se va, lo chill de “The Now Now” (2018) se mantiene y el imaginario de “Plastic Beach” (2010) vuelve a aparecer con buenas referencias. Esta primera temporada de la Máquina de Canciones parece ser un ejercicio de nostalgia e influencia muy bien logrado, sin quitarle frescura a su ya innovador recorrido.

Por Pablo Rebolledo Bañados.

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Amöniacö present...

Diez años han pasado desde el lanzamiento oficial en 2011 del primer disco de l...

Leer más

This is Pop

Un título interesante de Netflix...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más