TFII

Terapia Familiar

Mar 03 julio, 2018 - Diego Montanari
Etiquetas: Pablo Rebolledo Bañados Terapia Familiar TFII

 

 

La experiencia puede lograr frutos cuando de mezclar ideas se trata, y al menos para Terapia Familiar esto se resume en una década de participación y actividad continua dentro de la escena under de Santiago, con cada uno de sus miembros en diferentes agrupaciones en los 90s. La rabiosa energía del punk y la psicodelia exótica se han convertido en sus ingredientes desde su primer trabajo homónimo en 2016, que entregó transiciones definidas con géneros protagonistas en cada una. Algo como pasar del punk a un onírico pasaje volátil. Pero en este nuevo trabajo se puede percibir una idea clara y loca de su música, con una sátira lírica que encuentra diferentes interpretaciones.

Desde el principio se muestran atrevidos al cambio de velocidad, y al juego mental de tiempos, intensificando y agregando instrumentos como cencerros y percusiones variadas. ‘Carretera’ desencadena ese peligro con su bajo subterráneo y los platillos de la batería dando comienzo a una carrera que recorre diferentes temples, calzando el garage rock con un entremedio calmado con piel desértica de Stoner. Es totalmente instrumental, y se siente como el puente a la verdadera distorsión de ‘Lleno D’, una canción con rabieta punk-hardcore que va siendo alcanzada por el mismo cencerro, de una manera apresurada y detonada mientras se grita un descontento por el cuerpo envenenado. El hard rock de ‘Chacabuco’ es un relato que acompaña cierto tramo de este loco viaje, con realidades absurdas y esa actitud rockera de motoquero, en la que al menos uno se imagina escuchando este track con las manos al manubrio, acompañado de Morfeo como co-piloto de esta aventura, como dice la letra. ‘Las Cruces’ es esa entrada a un nuevo lugar, con esencias estrambóticas que cambian el temple del disco por este tramo, una introspección que va siendo contada a dos voces, con punteos que te dejan en trance, que se ven desordenados de inmediato por la queja de ‘Rayo Negro’, una manifestación de post-rock primitivo, que es la antesala de ‘Super Luna II’, canción que es tribal y melódica vocalmente, con efectos setenteros de rock.
Mientras alternan entre tranquilidad y rock, el álbum va entregando un lado versátil del grupo, y mejor armado que su predecesor. Acá se percibe que las ideas surgieron de notas sueltas o improvisaciones, sin preocuparse de una estructura u orden para guiar las emociones, y eso se entiende en las progresiones agresivas que van tomando, pero también dando espacio a temas agradables y alternativos. Como en ‘Animal X’, que es pegajosa y amigable al oído con armonías limpias, en cambio de ‘Dos Sombras’ la cual es una manifestación nirvanesca por donde se vea.

 

 

“TFII” es un trabajo que se cabecea, se disfruta y vacila, con variantes que -de alguna manera u otra- captan la atención del oído, aunque sea por un tema en específico, percibiéndose vivo en toda su duración. Es enérgico hasta más no poder, tiene arreglos empoderados y recursos bien ejecutados. Es una adrenalina que de tanto impulso, se atreve a experimentar con nuevos caminos, y así agregar matices a la fórmula del álbum.

Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Juan Francisco Pá...

Entrevista en profundidad ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más