The Crown Temporada 4: “Era de Víctimas”

FacebookTwitter Esta cuarta entrega de la aclamada serie original de Netflix que sigue la vida […]

Mar 01 diciembre, 2020 - Diego Montanari
Etiquetas: Netflix The Crown Valentina Armijo

Esta cuarta entrega de la aclamada serie original de Netflix que sigue la vida y el reinado de la Reina Isabel II -entre otros personajes- abarca además, en esta ocasión, el periodo de Margaret Thatcher como primera ministra, interpretado brillantemente por Gillian Anderson, comenzando en 1979 tras iniciar su mandato, culminando en 1990 con más que su puesto en el gobierno. Otro tema central son diversos relatos amorosos de los diferentes integrantes de la familia real, uno en particular muy esperado: el de la princesa Diana con el príncipe Carlos. Ambas introducciones de estas de estas mujeres logran un nivel de mayor audiencia y preferencia.

Puede ser que se siga o no el drama de la familia real, incluso si no es el caso, hay una diversidad de trapos sucios y bombas que

Tras tres exitosas temporadas previas por actuación, dirección, cinematografía y relatos históricos casi exactos del reinado de Isabel II (Olivia Coleman), en este reciente capítulo llegamos a un punto -que pese a haber parcialmente ficción- en que la realidad o más bien lo conocido y hablado en la cultura popular toma profundidad haciéndonos ver a la Dama de Hierro como una mujer determinada y humana al momento de querer encajar, tal como le sucede a Diana de Gales.

Sin embargo, no son sólo ellas quienes son retratadas como blancos, y no solo como aquello sino que también se les da un espacio de poder, un lado b, a veces vulnerable y otras provocador de dudas para la audiencia, generando respuestas inciertas mas no imposibles a romances secretos, infidelidades, y sentimientos reales versus deberes.

Volviendo a una perspectiva más amplia, en diez episodios (de 50 minutos cada uno) fue posible dar a conocer detalles mucho más íntimos que en el pasado, y ahora son repasados hitos no tan lejos de la realidad que dan un gusto de saber un poco más de qué y cómo sucedió, siendo parte del hecho en una manera diferente a un documental o un artículo de la prensa.

La cinematografía juega un rol muy importante al momento de hacer partícipe a la audiencia. Podemos ver pero nunca estamos muy cerca. Podemos estar dentro de un auto en donde ocurre una discusión pero la distancia está tan presente como entre los personajes. Junto a la fotografía, se crea una atmósfera en la que podemos intuir cuando un momento va bien, cuando la interacción es genuina aunque los colores, pese a ser vibrantes a momentos, siempre tienen un tono frío que se mantiene a lo largo de la producción.

Otra arista importante, dado a que la serie está basada en una monarquía real, es la legitimidad de hechos con fotos y datos reales al terminar el episodio.

Uno de ellos es el incidente de Michael Fagan, un hombre que, afligido por su inestabilidad económica y problemas familiares se escabulle en el Palacio de Buckingham, precisamente en el cuarto de la reina Isabel. Se dijo que tras despertar se encontró asustada por este hombre pero lo escuchó de todas maneras, y desafortunadamente al terminar la interacción debió cumplir tres meses en un hospital psiquiátrico. No se sabe si ella le tomó o no la mano o si él en verdad le pidió un cigarro, pero aquella consecuencia es clarificadora y determinante de que sí sucedió tras finalizar el capítulo.

En cuanto a los actores debutantes en esta temporada, Emma Corrin (princesa Diana) y Josh O’Connor (príncipe Carlos) realizan una interpretación muy real, es notable y apreciado sus tonos de voz, típicas frases, personalidades y maneras de cargarse, como lo es la postura física del príncipe de Gales. Son actuaciones verdaderamente destacables junto con la de Gillian Anderson, quien representa impecablemente a Thatcher desde sus atuendos, cabello, voz, y expresiones faciales.

Ante estos antecedentes, es imposible no aplaudir esta entrega. Posee mucho pensamiento, y elaboración en cuanto al posibilitar saber más de esta familia de un modo particular, en el se ahonda y se entienden de mejor manera acontecimientos históricos como los tours, la política y los conflictos, tanto de la familia como de aquella nación.

No obstante, aunque es conocido lo que ocurre con los personajes más destacados, es requerido, ya sea por gusto o por querer saber más, un mejor cierre. O más bien, un cierre en el que sea revelado sin tanto adorno o secrecía. Pero bueno, es la esencia de la realeza.

Por Valentina Armijo

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Luca: “Empecemos...

Gran estreno de Disney ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más