The Future Bites

Steven Wilson

Mar 02 marzo, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Fernanda Schell Steven Wilson The Future Bites

Tras cuatro años, Steven Wilson regresa con su sexto álbum en solitario, “The Future Bites”. La espera tendría que haber sido más corta, pero la pandemia ha trastocado los planes de más de uno. En este casi año de retraso, el músico inglés presentó cinco singles sorprendentes.

Este disco presenta una idea de una narrativa unitaria tanto en lo conceptual como en lo sonoro. En comparación a las obras pasadas donde el rock progresivo, pero esta vez su figura emerge como un ente difuso, eléctrico, fantasmal, asumiendo en la propia ironía de su crítica al consumismo, la egolatría y la hiperconectividad dentro de un discurso pop.  

Es un álbum conceptual de pop electrónico muy maduro, con miras, tal vez, a algo más. Los elementos sintéticos ganan la partida a las guitarras y baterías, pero en ningún caso se trata de un giro tan radical como aparenta. Al fin y al cabo, no es la primera vez que experimenta con este tipo de sonidos.

La obra empieza con ‘Unself’, toques de misterio, un poco acustico, una especie de tema de Pink Floyd. Luego irrumpe “Self”, que se construye sobre las programaciones de David Kosten, el sintetizador de Richard Barbieri y las guitarras de Wilson, un tema simple, pero algo pegajoso. En el tema abordan la identidad de las personas en la actualidad, quienes pasan buena parte del tiempo frente a las pantallas de sus teléfonos recreándose a sí mismos.

Continúan con un tema interesante, simple, electro pop, un particular tono vocal, mientras Kosten construye una exquisita rítmica downtempo y Jason Cooper (Everything Everything) y Michael Spearman, se encargan de agregar sutiles platillos y hi-hat.

Con un tono familiar, clásico, Wilson (encargado de guitarras, piano, sinte, bajo, autoarpa y voz), desempeña ‘12 Things I Forgot’, un tema más cercano a lo que ya conocemos en su carrera. Es una de las mejores canciones del álbum, por su estructura, coros, instrumentación y letra.

‘Eminent Sleaze’ es uno de los temas más alejados del disco y el sonido de Wilson, es una especie de experimentación que no logra ir más allá. Hay que admitir que las guitarras y el espíritu funk aportan al tema. Por otro lado, ‘Man Of The People’ es algo más contemplativa, delicada, con un ritmo electrónico, aterciopeladas por las guitarras junto a los sintes, es bastante relajante.

‘Personal Shopper’ -otros cortes que ya adelantó Wilson-, que tienen poco que pueda hacer seducir a su público procedente de los años 1990. Aquí se expone el tema del consumismo, por un lado, existe el placer de comprar y por el otro la infelicidad que crea. Es el tema más largo del álbum, posee una base instrumental dinámica, variada, pegajosa, rápida que se mueve entre el rock y la electrónica.

Los temas que van cerrando el disco, uno de los más roqueros de la obra, ‘Follower’, es movido, Holzman al mando del sintetizador, Spearman en la batería y Wilson haciendo un despliegue vocal e instrumental grandioso, lleno de estilo y energía. La sosegada pieza ‘Count of Unease’, seis minutos donde permanecemos flotando, mientras Steven se encarga prácticamente de todo, mantenerte en una sensación espiritual, donde hay sintes, órgano Hammond, piano, bajo, percusión, ondas de radio, guitarra, vibráfono y voz.

“The Future Bites” no es la mejor obra de Steven Wilson, tampoco la peor, pero nos saca de lo que ya conocíamos y puede ser una especie de salida de la zona de confort. Este es un álbum bastante experimental, con una gran libertad creativa, demostración de desconexión. De todas formas, se puede disfrutar.

Por Fernanda Schell

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

The War On Drugs p...

Dirigido por Emmett Malloy...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más