The Suicide Squad: “La libertad de los inadaptados es una distopia divertida y necesaria”

Esperado estreno

Mié 25 agosto, 2021 - Diego Montanari
Etiquetas: Dc Comics James Gunn Pablo Rebolledo Bañados The Suicide Squad

Cuando James Gunn logró darle fama, marketing e importancia a un comic desconocido y no tan popular como lo fue “Guardianes de la Galaxia” con su visión excéntrica y totalmente experimental, pues el mundo del cine y de los comics supo de inmediato de su pincel cinematográfico. Momentos donde la ironía, la irreverencia y la tensión podrían ser una pareja dispareja perfecta para tener en una película de super héroes que rompe con los esquemas predecibles de otras producciones.

Apenas se vio el fracaso masivo que fue la primera “Suicide Squad” (2016) en críticas y con la desaprobación de sus fanáticos, se sabía que algo para remediarlo podría ocurrir. Muchos pensaron que tal vez soltar el corte oficial de David Ayer serviría de algo, según él, su visión fue cohartada por Warner, caso parecido a lo que ocurrió con Zack Snyder en Justice League. La solución final fue definitiva, y todo comienza desde cero, así dándole espacio a la libertad y al total control creativo de una obra como esta, es ahí que después del rotundo éxito de Gunn en sus películas de los Guardianes en Marvel- y bueno esos twits ofensivos que hubo entremedio- que el director tomase la batuta de su próximo proyecto: “The Suicide Squad”.

La narrativa, el estilo visual, el guion, los personajes, todo acá está planificado para que esta película tenga una historia que contar, más que un exceso de personajes con los cuales rellenar y terminar quitándoles espacio o protagonismo con el cual surgir. Todo lo que hace Gunn acá es darles una razón y un motivo creíble para que esta desventura tenga una narración divertida, ingeniosa en sus transiciones y llena del alma que una tira cómica como esta debe tener.

Una de las genialidades de esta nueva adaptación, va de la mano en que no se toma en serio en situaciones que deberían ser de alta tensión y drama. Todos/as/es los/as/es personajes saben de lo que sufren, pero todo el momento es un parque de diversiones donde esos defectos- que a ratos pueden parecer ridículos- logran desarrollarse sin tanto dramatismo, para cuando el momento que la revelación se dé, sea creíble y entrañable. Eso, en parte, es gracias al enorme casting escogido para darle otro aire a este Escuadrón Suicida donde todos/as/es son parte de esta parafernalia de irreverencia y acción, con escenas muy bien logradas y momentos que rompen el hielo de manera genuina y sin sentir vergüenza ajena.

Vemos la vuelta de personajes que, si aparecieron en la infame versión anterior, donde Harley Quinn (Margot Robbie), Captain Boomerang (Jai Courtney), Amanda Waller (Viola Davis) y Rick Flag (Joel Kinnaman) vuelven en sus roles, esta vez más agiles en términos de introducción y sin perder sus esencias. Pero en el caso específico de Waller, Harley y Flag, tenemos una interpretación de tres personajes que ahora tienen un peso y momentos en donde se roban la película.  Ahondar en detalles sería spoiler, pero por fin las travesuras erráticas de Quinn tienen un sentido más profundo y creíble, Flag en su caso, le da un aire totalmente querible a su papel. Pero si hablamos de entrañarse, la rata Sebastian y King Shark (Sylvester Stallone) logran ser los personajes más tiernos y divertidos de toda esta aventura, de manera asertiva y nunca forzando nada. Waller tiene los momentos más tensos y bien actuados, por fin agregado con contrastes absurdos y sin perder su centro como una jefa dispuesta a hacer todo para cometer su misión.

Los personajes de John Cena, Mr. Polka Dot Man, King Shark y Ratcatcher son totalmente memorables en todos los aspectos. Cada uno/a exagera sus características y poderes ridículos en una historia que les permite darse un salto humorístico en el cual crear escenas hilarantes y hasta serias cuando se debe, es todo sobre el equilibrio que se debe plantear desde un comienzo. Saben muy bien lo que hacen y a que son mandados/as, es parte ágil del humor rápido con la versátil actuación de Idris Elba como Bloodshot, quien constantemente tiene las escenas más brutales y divertidas con una dupla excelente con Cena, quien se burla constantemente de sí mismo, pero sin perder la ferocidad con la que entra al juego.

Que tu nueva visión no se tome en serio desde el comienzo conlleva en que habrá las típicas incoherencias y agujero argumentales que le bajan la seriedad a la producción. Pero en comparación a su versión anterior, en donde llenar de escenas “serias” solamente hacía todo más forzado, ahora se siente más fluido donde toda la narrativa te mantiene hasta el final, con un soudntrack poco cliché, y que se usa de manera adecuada. James Gunn la pasa bien grabando este tipo de cosas, y cuando le das el presupuesto alto que obtuvo, pues recibes esta explosión de estilos que convierten esta peli en una que a futuro será revisitada para el mal llamado género de superhéroes/heroínas a este punto.

The Suicide Squad no es perfecta por ningún lado, pero opta por la entretención insana y totalmente violenta para hacerla crecer como debía ser desde un principio, con un elenco sólido y experto que somatizan sus personajes de manera magistral. Montones de sangre, un guion que borda en el ridículo -en el buen sentido- permitiendo que cualquier persona se encariñe con esta historia que presenta distintas influencias, pero que contiene el ADN extremo de Gunn, siendo un puntazo para ganarse un puesto en las buenas películas del universo cinematográfico de DC.

Por Pablo Rebolledo Bañados

Deja un comentario

comentarios

Últimos Posts

Biffy Clyro tiene ...

Parte de su nuevo disco ...

Leer más

“La geometría d...

Editado por Gourmet Musical ...

Leer más

Eventos musicales ...

Destacan Ases Falsos, Los Tres, María Colores, entre otros...

Leer más